Sermón para la Consagración y Ordenación de la Reverenda Paula Clark, Obispa de la Diócesis Episcopal de Chicago

Sermón para la Consagración y Ordenación de la Reverenda Paula Clark, Obispa de la Diócesis Episcopal de Chicago

El espíritu del Señor está sobre mí…
Isaías 61:1-4

¡Cante al SEÑOR toda la tierra! 
Sirvan al SEÑOR con alegría; vengan cantando a su presencia.
Salmo 100:1-4

Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro, ni lo más alto, ni lo más profundo, ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios. ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor!
Romanos 8:18-39

Jesús fue a Nazaret, el pueblo donde se había criado. El sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se puso de pie para leer las Escrituras. Le dieron a leer el libro del profeta Isaías, y al abrirlo encontró el lugar donde estaba escrito: ‘El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado para llevar la buena noticia a los pobres…’
Lucas 4:14-20

Dios bondadoso y misericordioso, gracias por el dulce espíritu de este lugar, y por el regalo de este día, que hemos esperado durante mucho tiempo. En tu nombre, Creador, Cristo y Espíritu, Amén.

Primero, permítanme saludar a todos los de habla español presentes o participando en línea. Me alegro que hay traducción simultánea, pero tenía que decir algo en el idioma del cielo, expresando la alegría que todos sentimos hoy. Lo que sigue es una canción de amor y admiración para su nueva obispa.

Es un honor dar voz a nuestra alegría colectiva, y dirigirme a ti, mi amiga, hermana en Cristo, y futura Obispa Paula Clark; y a la amorosa familia de Paula y a su gran círculo de amigos, a los fieles seguidores de Jesús de esta gran diócesis, a nuestro Obispo Presidente y a los obispos colegas; y a todos los que se han reunido desde lejos para estar aquí.

Mientras estamos aquí, está a punto de comenzar otra reunión de igual alegría en la Diócesis Episcopal de Utah, durante la cual una de las amigas y colegas más cercanas de Paula, Phyllis Ann Spiegel, será consagrada y ordenada obispa. Phyllis me dijo que iba a ver este servicio en línea hasta que comience la procesión en Salt Lake City. Así que, únanse a mí para saludar a la obispa electa Spiegel y expresar nuestro amor y apoyo a ella y a la Diócesis de Utah.

Es un buen día para nuestra iglesia.

Uno de los grandes maestros en el arte de la predicación, el difunto Fred Craddock, hizo una vez la observación de que a veces un predicador habla a una congregación y otras veces para una congregación. Lo que tengo que decir es un poco de ambas cosas, y me atrevo a decir que lo que diré ya ustedes lo saben.

Estar en la presencia de Paula Clark y verla en acción es como recibir una clase magistral de liderazgo cristiano. Eso era cierto antes de todo lo ocurrido en los últimos dieciocho meses, y lo es aún más ahora. Me recuerda a un hombre que conocí en Minnesota y que se llamaba Rod. Cuando nos íbamos a Washington DC, Paul y yo fuimos a despedirnos. Rod se estaba muriendo, y sabíamos que esa sería nuestra última conversación a este lado de Jordania. Después de expresarle su alegría por mi nueva vocación y por todas las aventuras que nos esperaban, y de decirle lo mucho que significaba para nosotros, dijo: “Voy a vivir estos últimos días como si todo lo que decimos el domingo fuera cierto. Ahora ve y vive tu vida de la misma manera. ”

Paula, has vivido los últimos dieciocho meses como si todo lo que proclamamos como seguidores de Jesús fuera cierto, y no sólo de forma abstracta, sino que podemos confiar y aferrarnos a ello, como diría tu héroe Howard Thurman, “cuando estamos entre la espada y la pared”. Nos has mostrado que Jesús hablaba en serio cuando decía que el camino de la cruz es el camino de la vida.

Has caminado por el valle de sombra de la muerte. Y por la gracia de Dios, y con el amor y el apoyo de muchos, y a través de tu propio sudor y lágrimas, has salido al otro lado. Así que sabes, no sólo en tu cabeza, sino en tus huesos que nada puede separarte, a ti ni a ninguno de nosotros, del amor de Dios en Jesús. Y sabiendo eso, y habiendo atravesado intacta el valle con tu alegría, esperanza y amor por Dios, por el prójimo y por ti misma, no tienes miedo.

Cuando cualquiera de nosotros logra atravesar el valle, la primera constatación impresionante es que todavía estamos aquí. Y que seguimos siendo la misma persona que éramos antes de entrar, pero más aún, habiendo sido refinados por el fuego.

Ahora bien, Paula sería la primera en reconocer que el costo del valle es alto, y todos sabemos que no todo el mundo lo consigue, y algunos que lo logran son una sombra de su antiguo yo. Incluso para aquellos que tienen una historia de resurrección que contar, el valle de sombra de muerte sigue siendo la muerte. Al igual que nuestro antepasado bíblico Jacob, que caminó siempre cojeando después de su larga noche de lucha con un ángel, atravesar el valle te marca, física y emocionalmente. No es una experiencia que le desees a nadie que ames, ni te gustaría volver a pasar por ella.

Pero, Paula, habiendo pasado por ello, y como Jacob, no dejándolo ir hasta que recibiste su bendición, eres más fuerte -¿es esa la palabra?- más agradecida, con los pies en la tierra, en sintonía? No sé si hay una palabra que capte el cambio, porque, como he dicho, sigues siendo tú, pero hasta tu esencia, más clara, quizá.

Tal vez el salmista lo dijo mejor: habiendo caminado por el valle de sombra de muerte, el miedo ya no tiene poder sobre ti, y ciertamente no el miedo a las cosas menores.

Para ser claros, desde que conozco a Paula, ella siempre ha sido intrépida, sin duda porque este no era su primer viaje a través del valle. Nunca he sabido que tuviera miedo a la incomodidad, ni a la suya ni a la de los demás. Porque sabe que la mayoría de las cosas que merecen la pena en la vida -como el crecimiento espiritual, la madurez personal, el amor en acción, como decía Dostevesky, en comparación con el amor en los sueños, los logros que nos satisfacen y nos deleitan, y ciertamente la búsqueda de la justicia y la transformación social- la búsqueda de estas cosas buenas implica, como mínimo, aceptar alguna incomodidad, y mucho más probablemente, lo que el Dr. King llamaba el sufrimiento redentor.

Por si no lo han notado, Paula Clark tiene una gran tolerancia a la incomodidad y al sufrimiento, tanto para ella como para los que ama, no por el sufrimiento en sí, sino al servicio del bien, y porque sabe que el camino de la cruz es el camino de la vida.

Por eso, si te diriges a Paula para expresarle tu descontento o tu insatisfacción con algo que está ocurriendo en la Iglesia, aunque ella te escuchará con un oído agudo y compasivo, se apresurará a corregir el rumbo si le parece que es lo mejor, y reconocerá si ha cometido un error, el hecho de que estés descontento, o -Dios no lo quiera- incómodo, no invocará necesariamente la respuesta que deseas. Porque sabe que la cruz es el camino de la vida. Nuestra incomodidad forma parte del camino de la transformación.

Ahora bien, por supuesto que no encontrarás en Paula mayor defensor contra el dolor de la injusticia, las frustraciones de la burocracia, o la inmadurez mezquina y la mezquindad casual de los demás. Pero incluso entonces, si te sientes hundido en el seductor papel de víctima, ella no puede saltar a tu rescate, porque no puede ahorrarte el costo de tomar la cruz que es tuya, más de lo que los que la aman pueden ahorrarle el costo de tomar la suya.

En nuestros años de ministerio juntas, me asombraba la capacidad de Paula de no precipitarse y tratar de arreglar las cosas para los demás. Siempre estaba presente, empática, la primera en arremangarse y ayudar, pero sin el tipo de energía ansiosa de un líder, que es, como describe el apóstol Pablo, “zarandeado por todo viento”. Esta es una de las razones por las que todas las personas de nuestro equipo de trabajo a las que Paula supervisaba te dirán que era la mejor jefa que habían tenido.

Otra cualidad de Paula que ha sido destilada y refinada por la enfermedad, el largo camino de la recuperación y el dolor, es su conciencia del tiempo relativamente corto que tiene en este planeta. Esa conciencia tiene el efecto de aclarar las prioridades.

Paula es muy consciente de que ella y la Diócesis de Chicago tienen un trabajo importante que hacer, y que no tienen todo el tiempo del mundo. Como escribió en la hermosa carta que adorna la portada de nuestros boletines, Paula está planeando un largo episcopado. Pero incluso los episcopados más largos no lo son tanto, y todos los obispos tienen la tentación de dedicar un tiempo desmesurado a un trabajo que puede ser importante, pero que en última instancia no es fructífero. Esa tentación, creo, es la estrategia más exitosa del Maligno para mantener a la Iglesia Episcopal pequeña y, como resultado, menos efectiva e impactante de lo que podríamos ser. Lo cual es una vergüenza y, me atrevo a decir, un pecado.

Paula también ha sido una estudiante de liderazgo durante toda su vida, observando a los líderes a su alrededor y aprendiendo de su ejemplo y de sus errores. Así, llega a su episcopado experimentada y sabia. Lo que significa que lo que el Espíritu está a punto de hacer en y a través de la imposición de manos es llevar a una mayor fructificación y poder lo que ha sido cierto en su liderazgo durante algún tiempo.

Esta combinación de capacidad de liderazgo y conciencia del tiempo es de crucial importancia en este momento de la vida de nuestra iglesia. Para todos los que residimos en este planeta, para los que amamos a la Iglesia Episcopal, y que, a pesar de los muchos pecados históricos y actuales de nuestra iglesia, hemos encontrado una forma de seguir a Jesús que nos ha salvado; nosotros que anhelamos que nuestras comunidades de fe sean lugares convincentes de vida y práctica cristiana no sólo para nosotros sino para nuestros hijos y nietos, bueno, basta con decir que tenemos que estar en el trabajo de cambio adaptativo, y el tiempo es esencial.

Para complicar este proceso de transformación, somos una iglesia bendecida con un número desproporcionado de visionarios y profetas, lo cual es realmente una de las cosas más inspiradoras que tenemos. Sin embargo, el lado sombrío de toda nuestra pasión es una evaluación lamentablemente inexacta de nuestra capacidad para llevar a cabo las muchas visiones que Dios nos ha dado. Debido a que anhelamos convertirnos en la iglesia inspiradora, visionaria y profética de nuestros sueños, tendemos a comprometernos en exceso, a saltar de una causa apremiante a otra, a establecer objetivos que no podemos cumplir y luego, si no tenemos cuidado, a caer en patrones de cinismo y desesperación de que cualquier cambio duradero en un sistema tan defectuoso como la iglesia sea siquiera posible.

Lo que necesitamos, además de profetas y visionarios, son creadores de capacidad, aquellos que se dedican a la lenta labor, entre bastidores y lejos de ser glamorosa, de la formación de la fe, el desarrollo del liderazgo, la revitalización de la comunidad y la buena administración de los valiosos recursos.

Bendita seas, Diócesis de Chicago, porque Paula Clark es tanto una visionaria como una creadora de capacidades, siempre lo ha sido. Tiene un agudo sentido de la prioridad, lo que significa que puede decir que no a cosas más a menudo de lo que te gustaría, no porque no sean importantes, sino porque no son, en su opinión, o en la de la comprensión colectivamente discernida de la diócesis, las cosas más importantes en las que centrar sus energías en ese momento. Pero cuando diga que sí, cuidado con el mundo, porque su sí será firme y apasionado, claro y centrado. Mantendrá el rumbo en la realización de la visión que Dios ha puesto en sus corazones, haciendo que todos los que la rodean sean responsables de los más altos estándares evangélicos, como ella misma lo es.

Paula también te amará y te apoyará de manera que saques lo mejor de ti. Debido a que no tiene miedo de probar cosas y fracasar, y de aprender del fracaso, es rápida para perdonar y animar a los que la rodean cuando fallamos. Créeme, porque he fracasado estrepitosamente en la órbita de Paula, y ella siempre ha sido la primera en ayudarme a levantarme, a aprender lo que tenía que aprender y a seguir adelante.

Una última cosa que me gustaría decir sobre ti, Paula, que, de nuevo, me doy cuenta de que es obvia, pero que es importante señalar dado el tiempo que ha pasado desde tu elección y todo lo que has pasado para llegar aquí, y es que estás llamada por Dios a este trabajo, en esta diócesis.

Para ser sincera, hice todo lo posible para convencer a Paula de que seguir siendo canóniga del Ordinario en la diócesis de Washington sería más divertido que ser obispa. Fue egoísta, lo sé, pero seguramente puedes entender por qué no queríamos perderla. Sin embargo, a medida que el proceso se desarrollaba, el llamado era tan clara, tanto por un sentido interno de lo que el Espíritu Santo estaba despertando en ella como por lo que ustedes, como Diócesis de Chicago, sentían que eran las cualidades esenciales que necesitaban en su próximo obispo.

Luego, cuando Paula enfermó y se enfrentó a un camino tan largo de recuperación, algunos de nosotros queríamos que supiera que no tenía que hacer esto, que podía alejarse con gracia, y que todos lo entenderían. Pero no. Luego, cuando el cáncer de su esposo Andrew salió a la luz y murió, nos preguntamos si el dolor, por fin, la haría alejarse. ¿Cuánto puede aguantar un corazón? Pero Paula nunca vaciló, ni una sola vez. Paula sabe cómo dejar ir cuando sabe que eso es lo mejor, y nunca los dejó ir a ustedes, Diócesis de Chicago, ni al llamado que Dios puso en su corazón.

Ese llamado tiene dos caras. En nombre de toda la Iglesia, me gustaría expresar nuestro agradecimiento y admiración colectivos a los líderes de la Diócesis de Chicago. Su fidelidad, su esfuerzo sacrificado y la claridad de que Paula iba a ser consagrada, de hecho, como su obispa, fue una inspiración para nosotros. Gracias también a los colegas de las diócesis vecinas que se apresuraron a intervenir y ofrecer ayuda; al Obispo Presidente y a los miembros de su equipo por su orientación y apoyo; y una palabra especial de agradecimiento para la Obispa Chilton Knudsen. Nosotros tampoco queríamos que dejaras la Diócesis de Washington, pero también tenías claro que este era el llamado de Dios, una oportunidad para servir a tu diócesis de origen, y en apoyo a Paula, cuyas cualidades de liderazgo defendiste y apoyaste durante mucho tiempo.

Amigos, tienen en sus manos un boletín de adoración que, junto con los talentosos liturgistas y músicos que nos dirigen, Paula ha elaborado de principio a fin. Cada oración, cada pasaje de la Escritura, las selecciones musicales revelan algo de su corazón, la intimidad de su vida de oración y su compromiso con el camino de amor y justicia de Jesús en este mundo. Mantén este boletín cerca. Ponlo cerca del lugar donde rezas, no sólo como un recuerdo de este día, sino como una fuente de consuelo e inspiración. Porque a través de sus páginas brilla otra cualidad espiritual que Paula aporta a todo lo que hace, que también es válida para esta diócesis y que seguramente será una característica permanente de sus años de ministerio juntos, y esa cualidad es la alegría.

Paula y yo a veces nos poníamos en contacto después de nuestras respectivas visitas dominicales por la diócesis y reflexionábamos sobre lo que llamábamos “el cociente de alegría”. ¿Cuán alta era la alegría en el servicio de adoración? Se convirtió en un diagnóstico crítico para nosotros a la hora de trabajar con el clero y las congregaciones, ya que la presencia o ausencia relativa de alegría revelaba mucho de lo que era o no era posible en ese lugar, mucho más que el tamaño o el presupuesto o la sofisticación de la programación. Es un diagnóstico revelador para todos nosotros en nuestra vida y testimonio cristianos.

Mi última palabra es una exhortación y una oración: protege tu alegría. Protejan, cuiden y alimenten la alegría de los demás. Hagan espacio para ella. Donde falte, oren para que se les conceda el don, para que siga siendo, o vuelva a ser, una característica definitoria de su ministerio. Sin la alegría, la iglesia es un lugar aburrido, y la vida misma se convierte en una rutina de obligaciones diarias. Pero Jesús vino -vivió, murió y resucitó- para que nuestra alegría sea completa.

El Espíritu del Señor está sobre ti, Paula Clark.
El Espíritu del Señor está sobre ti, Diócesis de Chicago.
Vive como si todo lo que estamos diciendo aquí en el servicio fuera cierto, porque lo es.
Nada puede separarte del amor de Dios revelado en Jesús.
Aquel que te ha llamado es fiel, y alabado sea Dios, tú también lo eres.

Amén.

Reparations: A Process of Grace, Relationship, and Creativity

Reparations: A Process of Grace, Relationship, and Creativity

Reparations A Process of Grace, Relationship, and Creativity

“Our diocese,” the Rev. Peter Jarrett-Schell explains in this video, “has spent two hundred years bound to a history of racial oppression. Reparations is the slow process of freeing ourselves from the gilded cage of white supremacy, melting it down, and making something new. It is a process of grace, relationship, and creativity.”

This fall, the diocese will host Repairing the Breach: A Symposium on Reparations to continue our shared work in reckoning with our diocesan history of participation in anti-Black racism. To help prepare congregations and leaders for the symposium, we’ll be sharing more videos about reparations in the Bulletin and invite you to participate in the two-session course offered through the School for Christian Faith and Leadership, Repairing the Breach Course: An Exploration of Reparations.

 

Tending Our Soil: New Coaches for 2022

Tending Our Soil: New Coaches for 2022

And let us consider how we may spur one another on toward love and good deeds, not giving up meeting together, as some are in the habit of doing, but encouraging one another–and all the more as you see the Day approaching.
Hebrews 10: 24-25

Coaching is a proven technique to effect fruitful and lasting systemic change. The verses above from Hebrews ground our commitment to incorporating trained coaches who support and encourage the work of leadership teams from each participating congregation in the Tending Our Soil Thriving Congregations initiative. Coaching conversations provide space for each team to identify learnings, expand possibilities, name action items, experiment, gain support, and build accountability.

We are pleased to announce that Benjamin Bynum, Carolyn Carr-Ragland, the Rev. Sheila McJilton, The Rev. Dr. Anna Olson, and the Rev. Sara Thorne have accepted the invitation to serve as coaches for the Tending Our Soil initiative. We invite you to pray for them and read more about them below.

If you have questions about Tending Our Soil, contact the Rev. Jenifer Gamber, Director of the initiative.

Benjamin Bynum headshot

BENJAMIN BYNUM

Benjamin (he/him/his) is a leadership coach and organizational development consultant. Based in Washington, DC, Benjamin has worked in Africa and Asia with USAID, the State Department, various US agencies, the UN, international schools, and multiple non-profit organizations.

In The Episcopal Church and Anglican Church in Southern Africa, Benjamin has served as an HIV/AIDS fieldworker and educator, an executive director of a literacy-focused non-profit on the diocesan staff, a youth minister, a deputy to General Convention, and a summer camp director and counselor.

Benjamin holds a MA in Leadership and Organizational Development, and a BA in Psychology, Education, and Religion, and a leadership coaching certification. He enjoys paddleboarding, beekeeping, hiking, baseball, reading, and going on adventures.

CAROLYN CARR-RAGLAND

Carolyn Ragland is a graduate of the Leadership Coaching Program at Georgetown University and is accredited at the PCC level. Coaching is a second career for her after working for many years at international development organizations in Washington, DC. Carolyn is a longtime member of St. James’s Episcopal Church in Potomac, MD. She graduated from the University of Maryland with a dual Masters in Business Administration and Public Policy.

Carolyn is an active member of the Robert Carr Fund (robertcarrfund.org) devoted to funding civil society initiatives around the world. She is a proud mother, daughter, friend, and an Episcopalian who loves traveling, reading, yoga, and poetry.

Carolyn Carr-Ragland
The Rev. Dr. Sheila McJilton

THE REV. DR. SHEILA McJILTON

Sheila McJilton recently “retired” after serving as rector of St. Philip’s in Laurel for over 14 years. Throughout her ministry, she has led vestry retreats and Mutual Ministry Reviews, and mentored at least ten seminarians and interns. In 2021, she completed the Fundamentals course on professional Coaching with the Co-Active Training Institute, affiliated with the International Coaching Federation.

Currently, she is on an EDOW team, guided by the Rev. Canon Robert Phillips, to help congregations in search transitions. In June, she also completed the professional coach training with the Holmes Coaching Group, which equips her to partner with Tending Our Soil parishes in the diocese. Sheila intends to continue coach training, so that she can coach both groups and individuals in the church and business world. She hopes to help people live more fully into their God-given potential.

Sheila is pictured near St. Columba’s Bay in Scotland, as a pilgrim on a challenging hike: a fitting exercise for any person of faith!

THE REV. DR. ANNA OLSON

Anna Olson is a graduate of Union Theological Seminary and Stanford University. She serves as pastor to Misión Buen Pastor (formerly Misa Magdalena) and interim Rector of Good Shepherd Parish, in Silver Spring.

Ordained in 2000, Anna has served four bilingual, urban congregations prior to Buen Pastor and Good Shepherd, all in the Diocese of Los Angeles: St. Mary’s, Koreatown; St. Luke’s, Long Beach; Trinity, East Hollywood; and Holy Faith, Inglewood. She has also worked in international human rights, interfaith economic justice advocacy, and union organizing.

She is the author of Claiming Resurrection in the Dying Church: Freedom Beyond Survival (Westminster John Knox, 2016). She lives in Wheaton, MD, with two other humans, three cats, and a big dog.

The Rev. Dr. Anna Olson
The Rev. Sara Thorne

THE REV. SARA THORNE

Ordained in November 2020 following the Deacon School formation process in the Diocese of Washington, Sara Thorne serves as a deacon at Christ Church Kensington with a call to bring the world’s needs to the church and guide the church out of its buildings to meet those needs.

Sara holds a B.A. in Intercultural Studies from Trinity College and an M.A. from Michigan State University my M.A. Sara was a member of St. Alban’s DC for over 30 years where she served on the vestry, headed the Vestry/Transformational Grants program, led Lenten study groups, served on a search committee, led Annual Giving, and mentored Education for Ministry. Her most fulfilling service was on the founding Governing Board of the Bishop John T. Walker School for Boys in Congress Heights, DC. She currently serves on the Board of Grace Episcopal Day School.

Sara and her husband, John, have four adult children and six grandchildren. She enjoys Cape Cod Bay beaches, Cathedral bells (listening, not ringing), and cooking for family and friends.

Task Force on Black Ministries Application

We are now accepting applications for members of the Task Force on Black Ministries.  The deadline for submitting your application is 5:00 p.m. on  Friday, February 25 2022.

The work of the Task Force on Black Ministries is to study the revitalization of Black Churches in the Episcopal Diocese of Washington. This includes looking at strategies specifically needed to ensure vitality of Black Churches in the Diocese of Washington, and specific resources needed to make these strategies successful. The Task Force will examine issues such as racism and its impact on the vitality of Black Churches. Members will be from historically Black churches or churches who have a significant Black membership. There will also be representation from the Union of Black Episcopalians, DC Chapter. The Task Force will make recommendations to the Diocesan Council to enhance, revitalize, and empower Black churches and Black parishioners in the Diocese of Washington by September 1, 2022.
Clergy or Lay?(Required)

2022 Diocesan Convention Survey

Thank you to all who attended the 127th Annual Meeting of the Convention of the Diocese of Washington. We’re grateful for your participation. Please take a few minutes to complete this Convention survey to further facilitate the work before us.

Welcome to the 127th annual convention of the Diocese of Washington

 

 

 

 

 

 

 

2022 Diocesan Convention Survey

Step 1 of 6

Name(Required)
Email(Required)
What was your reason for attending Convention?(Required)

Equity and Justice Midyear Update

My name is Hazel Monae and I am honored to serve as the Missioner for Equity & Justice at the Episcopal Diocese of Washington. 

God is a word that means anything beyond self; beyond ego. If theology is what I believe about God, then it must be that what I believe about God must go beyond my experiences alone. I’m speaking as someone who is a relentless follower of Jesus Christ and is in love with Jesus’ vision for how we ought to be in the world–workers and strivers for justice. 

Justice means centering historically marginalized communities to ensure their thriving & healing from generations of injustice. A justice framework can move us from a reactive posture to a more powerful, proactive and even preventative approach. This understanding of justice is not just a wish. Even in my short time in this Diocese, I have seen so much potential for this vision to be made manifest. 

  • I see the vision in the revamped Prison Ministry Team that’s working to build a multi-layered approach to restoring human dignity. 
  • I see the vision in the Sanctuary Ministry that’s actively working to support our undocumented siblings. 
  • The vision is nigh in the work of the Reparations Task Force as it seeks to uncover the truth about our past and to repair the breach in our present. 
  • The vision is here and now in the Race & Social Justice Committee’s work to train us all in the important work of anti-racism. 

These are just small glimpses into the myriad ways that your parishes, regions and this diocese are manifesting a lived theology of justice and preparing us for what’s ahead. In the next 90 days we will…

  • Continue to tell the truth about racism through the launching of an Anti-Racism 101 Curriculum and ongoing Sacred Ground circles throughout the Diocese.
  • Pursue Congregational and Diocesan History Projects for the work of Reparations.
  • Create toolkits for individuals and parishes to engage Racial Equity conversations and practices.
  • Discern priorities for future work of equity & justice.

May we continue to respond to God’s promise made in Amos–of justice that rolls like a mighty river and righteousness that runs like an ever-flowing stream. I’m encouraged. I’m excited. I’m ready. Thank you all for being on this journey. I look forward to our work together.

Hazel Monae (she/her)
Missioner for Equity and Justice