Discurso de la Convención Diocesana 2022

Discurso de la Convención Diocesana 2022

Mira, estoy haciendo una cosa nueva.
Isaías 43:19

Hace diez años, el pasado mes de noviembre, comenzamos nuestro viaje juntos. Esto es lo que me parecía entonces. Hace 10 años este fin de semana presidí mi primera Convención Diocesana y comencé con estas palabras:

Estoy entre ustedes como discípula de Jesús, y como alguien que ha llegado a comprender el trabajo de mi vida al servicio de la renovación espiritual y la transformación estructural de la Iglesia Episcopal. Se nos ha confiado una expresión del evangelio de Cristo que no tiene precio, y para que podamos cumplir los sueños que Dios nos ha dado, necesitamos una mayor capacidad para el ministerio.

Piensen en lo que significa para ustedes tener un hogar espiritual con una apreciación del misterio y rigores de la investigación científica, con fe experimentada en la tensión creativa de las polaridades: corazón y mente, palabra y sacramento, oración y acción. Piensen en lo que significa ser parte de una iglesia que no pide a sus miembros que estén de acuerdo en teología o interpretación bíblica, sino que confía en la gracia de Dios para unirnos, en reconocimiento de nuestras diferencias y la convicción de que todos son bienvenidos en Cristo.

Todavía vivo por estas palabras. A ellos ahora les añado:

Piensen en lo que significa ser parte de una Iglesia que está dispuesta a ir primero, que no elude las verdades duras, sino que nos inspira a enfrentarlas con valentía.

En su mejor momento, la nuestra es una tradición de fe especialmente adecuada para nuestro tiempo. Creo que Dios quiere que seamos un ejemplo fuerte y convincente de lo que significa seguir a Jesús, recurriendo a lo mejor de nuestra tradición y adaptándolo para conocer al mundo en el que vivimos.

Hoy me vuelvo a comprometer como su obispa con la renovación espiritual y la transformación estructural de nuestra iglesia, que incluye un reconocimiento honesto de nuestra historia, una inversión estratégica en ministerios para hoy, y una visión esperanzadora para el futuro.

Afortunadamente, no entré en este trabajo esperando que fuera fácil, rápido o con una garantía de éxito. 18 años de ministerio parroquial en un lugar me enseñaron el valor de tomar la visión larga, avanzando incrementalmente, como lo hicieron nuestros antepasados espirituales, en etapas. Yo sabía que mi curva de aprendizaje sería empinada; yo haría errores; y experimentaríamos contratiempos y tormentas. Yo también sabía que Dios sería fiel, nuevas oportunidades se presentarían, y yo llegaría a amarlos. Hace diez años este conocimiento estaba en mi cabeza. Ahora vive profundamente dentro de mí. Estoy orgullosa de ser su obispa. Gracias por su fidelidad; por hacerme responsable; y por las innumerables formas en que me inspiran.

Mirando hacia atrás, uno de los aspectos más sorprendentes de los últimos diez años es la constancia de la transición. De nuestras 86 congregaciones, todas menos 8 han experimentado o están experimentando un cambio en el liderazgo del clero, y algunas más de una. Algunas de las transiciones han sido suaves; otras menos. Sólo el año pasado, 21 congregaciones experimentaron un cambio en el clero, y comenzamos 2022 con 34 congregaciones en transición, lo que es decir con un Rector Interino, Sacerdote a cargo, o clero suplente. Eso es sólo el clero – ha habido transiciones equivalentes en el personal y el liderazgo laico. La transición también ha sido una realidad en el personal diocesano.

La Iglesia no es única en esto. En los últimos años, hemos experimentado lo que algunos llaman la Gran Dimisión, una enorme rotación de liderazgo y personal que afecta a escuelas, hospitales, empresas de todo tipo. Agregue los trastornos sociales más dramáticos por los que hemos pasado, y no es de extrañar que un tema común en este momento sea el cansancio.

Hemos vivido dos años y estamos entrando en un tercero de esta pandemia mundial. El sufrimiento que ha causado, que continúa para muchos, está más allá de nuestra capacidad de comprender plenamente. Pero esto lo sé: Como comunidades arraigadas en Jesús, ustedes han respondido con amor, extendiéndose más allá de ustedes mismos para ayudar a sus vecinos que están experimentando inseguridad alimentaria o falta de hogar, soledad o dolor. Ustedes han hecho esto en medio de las intensas presiones de mantener sus propias vidas juntas, mientras cuidar de sus familias y hacen adaptaciones constantes a los riesgos en constante cambio.

La pandemia ayudó a sacar a la superficie desigualdades raciales de larga data, verdades duras sobre quiénes somos como nación. Ustedes han permanecido firmes al examinar la complicidad histórica y continua de nuestra iglesia en el racismo. Luego, encima de todo lo demás, cuando miles de refugiados de Afganistán comenzaron a llegar a nuestra región, respondieron con generosidad y compasión, hábilmente dirigidos por nuestro maravilloso grupo de diáconos.

Finalmente, en la adoración y la formación cristiana, ustedes han tenido que adaptarse a los niveles de riesgo continuamente cambiantes causados por el COVID, dando tumbos y aprendiendo nuevas habilidades para mantener a las personas en sus comunidades conectadas entre sí. Si bien esta fue y sigue siendo una curva de aprendizaje empinada para nuestras congregaciones, miren lo lejos que hemos llegado.

Por toda la bondad que se ha cosechado en este tiempo fundacional, estamos comprensiblemente cansados. Pero como la Reverenda Glenna Huber nos recordó recientemente a aquellos reunidos para la ordenación de nuestros dos diáconos de transición más nuevos, cuando estamos cansados por las oportunidades y los cambios de la vida, podemos encontrar descanso en la eterna inmutabilidad de Dios. Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.

Ella nos contó de una conversación que tuvo en un parque de la ciudad con una persona sin hogar. Esta persona se lamentaba de las muchas dificultades que estaba soportando y Glenna escuchó. La persona le agradeció a Glenna por su bendición y le ofreció una bendición a cambio: “Nunca olvide que cuando las cosas se hacen difíciles, Dios no abandona”. Dios nos llevará hasta que podamos caminar de nuevo”. Que la fe de este hombre sea nuestra inspiración. Porque nada nos puede separar del amor de Dios. Jesús está con nosotros, como Él prometió, hasta el final de los tiempos.

Jesús está aquí. Y nosotros también.

Nuestros amigos del Grupo Unstuck nos animan a ver dónde estamos ahora como nuestro punto de partida para el futuro ministerio. Eso no significa que todo antes de la pandemia se pierda para nosotros. Pero significa que la pandemia está cambiando algunas cosas permanentemente. Estamos siendo cambiados. Pienso en el patriarca bíblico Jacob, que caminó con cojera después de su noche luchando con un ángel. El cambio para nosotros es tan grande, y hay dolor involucrado. Pero Dios está haciendo algo nuevo.

Mientras echamos nuestra mirada colectiva al año que viene, tengo algunas cosas en mi corazón para decir, sabiendo que nada que diga será útil para todos. Por favor, tomen lo que resuene para usted y lo que es útil.

Mi primera palabra para ustedes y para mí es descanso. Muchos me han dicho que casi se han olvidado de cómo descansar, algunos confesaron honestamente que incluso antes de la pandemia no eran tan buenos en ello.

Me doy cuenta de que pedir descanso puede parecer sordo cuando se nos exige tanto, como cuando el pediatra de mi infante asmático me dijo que necesitaba más sueño. Hay momentos en la vida en los que el descanso es difícil de alcanzar. Ahora me siento así. Sin embargo, si no nos tomamos tiempo para descansar, se nos obligará a través de una crisis. El teólogo Howard Thurman, que no era ajeno a las realidades más duras de la vida, escribió una vez: “Una cosa que podemos y debemos hacer es encontrar fuentes de fuerza y renovación para nuestros propios espíritus, para que no perezcamos”.

A principios de febrero, enviaré una carta a los líderes congregacionales, pidiéndoles que den a todos en el empleo de su iglesia una semana de ausencia pagada de descanso, no contada contra vacaciones o licencia por enfermedad. Algunos ya han hecho algo similar, y estoy agradecida por su ejemplo. Para aquellas congregaciones con poco o ningún personal pagado, considere algún tipo de período de descanso para sus voluntarios. Hay muchas maneras en que esto puede hacerse, y su personal diocesano y deanes regionales–de quienes esta solicitud vino a mí– están aquí para ayudar. Esto es una petición, no un mandato, pero es importante. El sábado, como nos recuerda el filósofo judío Abraham Joshua Heschel, es “tiempo para reparar nuestras vidas destozadas”. Para muchos, la vida está destrozada ahora.

Ojalá pudiera sugerir lo mismo para todos en sus lugares de trabajo, y dar a todos los padres y cuidadores una semana para descansar. Lo que puedo hacer es recordarnos a todos que seamos amables unos con otros y realistas en nuestras expectativas. Las palabras de la Reverenda Jenifer Gamber a nuestras congregaciones de Cuidando Nuestra Tierra valen la pena repetirlas para todos: “No nos estamos quedando atrás. Estamos respondiendo al mundo tal como es”.

Del mismo modo, en la Bendición de Año Nuevo, la pastora luterana Nadia Bolz Weber oró para que todos pudiéramos bajar nuestras expectativas en 2022 – bajar nuestras expectativas de nosotros mismos, para que podamos estar agradecidos por cada pequeño logro; reducir nuestras expectativas de las personas que nos rodean para que las apreciemos tal y como están; y reducir nuestras expectativas de la cadena de suministro y el sector de servicios para que podamos centrarnos más en lo que obtendremos y menos en lo que no.

Con expectativas más bajas, escribe, somos libres de celebrar cada bendición que viene a nosotros, por pequeña que sea. Ahora soy una clase de persona con altas expectativas, y la bendición de Nadia ha sido un regalo del cielo para mí, incluso mientras me esfuerzo por hacer lo mejor que pueda.

En el mismo sentido, la segunda palabra que propongo para el próximo año es simplificar. Seguramente parte de lo nuevo que Dios está haciendo incluye una invitación para enfocar nuestras energías en menos cosas, las cosas más esenciales, y siempre que sea posible, para compartir las cargas de los demás.

No tienen que hacer todo solo. Al planificar sus ofertas de ministerio, por ejemplo, recuerde que ahora tenemos una Escuela robusta para la Fe Cristiana y el Liderazgo a la que puede recurrir, con una amplia gama de recursos. Entre esas ofertas hay una serie (en idioma inglés) sobre los fundamentos de la fe llamada “Discubrir. Abrazar. Hacerse”. Es un gran vehículo con el que invitar a su pueblo a beber de los profundos y restauradores pozos de fe. También hay entrenamientos bajo demanda para nuevos miembros de la junta parroquial y tesoreros y muchos otros recursos prácticos.

Al buscar formas de participar o profundizar en las obras de justicia y misericordia, recuerde que hay muchos con los que puede colaborar. También, mientras ustedes planean la adoración, ustedes pueden apoyarse en otras congregaciones, incluyendo nuestra Catedral. Está bien descansar como congregación, incluso en la mañana del domingo. Por favor, no se sientan que necesitan agotarse durante la Semana Santa este año. Puede elegir adorar con otros y Dios estará con usted. Simplifique sus ofertas y colaboren entre sí.

La tercera y última palabra que ofrezco hoy (en realidad tres palabras): mantengan el curso. El descanso y la simplicidad están al servicio de lo que Dios está haciendo. Confía en que el que ha comenzado un buen trabajo entre ustedes lo llevará a la conclusión.

Seguiremos el curso con nuestro plan estratégico. Aunque la pandemia inicialmente se sintió como un revés, ahora estoy convencida de que a través del arduo trabajo de planificación, Dios nos estaba preparando para navegar a través de lo que estaba por venir. Fijar nuestros ojos en unos pocos objetivos estratégicos cada año nos ha servido bien.

Continuaremos en el camino que Dios nos ha puesto. Ahora tenemos prácticas clave y herramientas duraderas a las que recurriremos una y otra vez, entre ellas, los 7 signos vitales para la salud congregacional. Cuidar Nuestra Tierra sigue siendo nuestra inversión más completa en vitalidad congregacional y ahora estamos aceptando solicitantes para el segundo grupo de 12 congregaciones. La Escuela de Fe Cristiana y Liderazgo continuará inspirando a nuestra gente a crecer en fe y equipar a nuestros líderes para liderar bien. Y continuaremos asociándonos en ministerios de equidad y justicia para lograr un mayor impacto en nuestras comunidades.

Al mantener el curso, centramos nuestra atención en dos objetivos del plan estratégico a los que ahora podemos dar prioridad. Las metas no son nuevas, porque Dios ya las ha puesto en nuestros corazones, y el trabajo en ellas está bien en marcha. Lo que es nuevo es que los estamos nombrando, agregándolos a nuestro ritmo establecido de Planes de Acción de 90 días y responsabilizándonos en seguir adelante.

Ambos objetivos están orientados al futuro y dan prioridad a las las nuevas generaciones. El primero de estos nuevos objetivos para 2022 es promover las prácticas de Cuidado de la Creación en todas nuestras comunidades.

Las realidades agravantes del cambio climático y otras preocupaciones ambientales son motivo de alarma. Sin embargo, para muchos –yo incluida– los problemas a veces parecen lejanos. Afortunadamente, el Espíritu Santo está trabajando en todo el mundo y en nuestras congregaciones, inspirando a muchos a actuar para el cuidado de la creación de Dios de maneras concretas. Este año crearemos los medios para amplificar y expandir los esfuerzos de nuestros líderes del cuidado de la creación, compartir las mejores prácticas entre nosotros, y establecer objetivos regionales y diocesanos para reducir los residuos, preservar los recursos naturales y reducir nuestra huella de carbono. Más tarde durante esta mañana encargaremos al Equipo Diocesano de Cuidado a la Creación que dirija este esfuerzo. Su primer plan de acción de 90 días es hacer balance de todas nuestras congregaciones. Para obtener más información, comuníquese directamente con Hazel Monae, nuestra Misionera por la Equidad y la Justicia, o directamente con un miembro del equipo de Cuidado de la Creación.

El segundo de nuestros objetivos para 2022 es lanzar o relanzar hasta tres comunidades de adoración enfocadas en las nuevas generaciones, para que nos convirtamos en un hogar espiritual para nuestros hijos y nietos.

Este objetivo surgió del reconocimiento de que la edad promedio de casi todas las congregaciones en la diócesis es significativamente más alta que la de sus vecindarios circundantes. Si bien tenemos la intención de equipar a todas las congregaciones que buscan tener más jóvenes, de las cuales hablaré en un momento, está claro que las iglesias con el mayor éxito en el crecimiento de la juventud son aquellas que hacen de las generaciones emergentes su principal prioridad. Tenemos la intención de establecer hasta tres comunidades de adoración para quienes ese es el caso.

Este año comenzaremos con un tiempo de escuchar para identificar dónde sería más fructífero invertir en comunidades de adoración para las generaciones venideras y luego cultivar esa tierra. En los primeros 90 días, crearemos equipos de trabajo para estudiar demografía, salir a los vecindarios, hacer balance de recursos e identificar a aquellos a quienes Dios está llamando a esta obra. En diciembre pasado, nos reunimos con 15 de estos líderes para una conversación inicial, y esas conversaciones continuarán y crecerán. Porque esto no será un esfuerzo impulsado por el personal diocesano solo, sino uno emprendido en profunda consulta y asociación con los líderes regionales.

La diócesis ha plantado varias congregaciones en el pasado no muy lejano: San Nicolás Germantown en el 1990s, y todas nuestras comunidades hispanohablantes, principalmente dentro y en asociación con congregaciones de habla inglesa. Ahora somos bendecidos con tres clérigos latinos sirviendo como rector o sacerdote a cargo de congregaciones mutli-culturales adorando en dos idiomas. En 2017, con el apoyo de la Iglesia Episcopal más amplia, iniciamos Misa Magdalena en Aspen Hill, dentro de los límites parroquiales de Santa María Magdalena. En el futuro, Misa Magdalena busca ser una misión de la diócesis, enfocada en la gran comunidad hispano-latina en el lado oriental del Condado de Montgomery. Es una iglesia joven para una población joven de 2nd y 3er generaciones de latinos que crecieron en este país hablando ambos idiomas con amplias y eclécticas influencias culturales.

La amplitud de la influencia cultural es la norma entre las nuevas generaciones.

Aquí está mi invitación: Si su iglesia está en o cerca de la región donde hay personas que son significativamente más jóvenes que su membresía actual; si los jóvenes están encontrando su camino a usted; si usted es un líder joven, o si usted, no importa su edad, se siente llamado a unirse a esta temprana etapa de trabajo de ministerio con las nuevas generaciones, por favor hágamelo saber.

El enfoque principal aquí será en las necesidades, aspiraciones y preferencias de adoración de los jóvenes que actualmente no están comprometidos con nosotros. Dada la diversidad de experiencias de vida, antecedentes culturales, identidad racial y realidades socioeconómicas de las personas menores de 35 años, podemos esperar que estas comunidades sean diferentes entre sí y de lo que estamos ofreciendo ahora. Porque si lo que estábamos ofreciendo ahora tuviera éxito en llegar a las nuevas generaciones, no tendríamos que hacer nada nuevo. Dios está haciendo algo nuevo aquí, y nosotros también.

Permítanme hablar ahora sobre el deseo de crecer más joven en felicitaciones a través de la diócesis. Sin duda, algunas congregaciones son lugares con altos porcentajes de la mayoría de las generaciones mayores, y sus ministerios comprensiblemente reflejan su contexto. Sin embargo, para aquellos cuyo contexto es más joven, y que desean aprender y tener más jóvenes, proporcionaremos recursos y fomentaremos la colaboración en ministerios con y para los jóvenes. Tomará tiempo, y nuestro trabajo comenzará, como escuchamos poderosamente en los testimonios de anoche, con escuchar.

Tenemos la bendición de que la Reverenda Amanda Akes-Caldwell se unirá al personal diocesano la próxima semana como Misionera para la Formación y el Desarrollo Cristiano. Amanda viene a esta posición con una pasión para construir sobre los recursos y las relaciones a través de la diócesis para crear ministerios intergeneracionales fuertes en nuestras congregaciones. Ella trabajará en colaboración con ustedes para ofrecer reuniones regionales y diocesanas para estudiantes y adultos jóvenes. Junto con otros, ella ayudará a anclar nuestras iniciativas con las nuevas generaciones.

Entre los recursos que la Reverenda Jenifer Gamber se está preparando para ofrecer a través de la Escuela para la Fe Cristiana y el Liderazgo está Growing Young: 6 Essential Strategies to Help Young People Discover and Love Your Church (Creciendo Joven: 6 Estrategias Esenciales para Ayudar a los Jóvenes a Descubrir y Amar a Tu Iglesia). Se basa en un estudio nacional de más de 250 congregaciones de diferentes denominaciones, tamaños, ubicaciones geográficas e identidades raciales/culturales, el 50% eran congregaciones de color. De esa investigación los investigadores identificaron 6 compromisos centrales de congregaciones que se han comprometido exitosamente con los jóvenes de 15-29 años y como resultado están creciendo espiritual, misionera y numéricamente.

Se alegrarán de saber que los seis compromisos no requieren que su congregación se convierta en algo que no es, pero sí los invitan a tener relaciones profundas con los jóvenes en sus vidas y a llegar a los jóvenes en sus vecindarios. Para aquellos de nosotros que ya no somos jóvenes, nos piden que renunciemos con gracia a nuestra primacía en la vida congregacional. Los compromisos son:

    1. Desbloquear el acceso al liderazgo para capacitar a otros, especialmente a los jóvenes.
    2. Empatizar con los jóvenes de hoy, poniéndose en los zapatos de esta generación.
    3. Tomar en serio el mensaje de Jesús y dar la bienvenida a los jóvenes en una forma de vida centrada en Jesús.
    4. Alimentar una comunidad de calidad y aspirar a experiencias significativas entre pares e intergeneracionales.
    5. Priorizar a los jóvenes (y a las familias) en todas partes y buscar formas creativas de apoyarlos, recursos e involucrarlos en todas las facetas de su congregación.
    6. Ser los mejores vecinos y equipar a los jóvenes para que sirvan a otros, tanto a nivel local como global.

Si desea reunirse en un grupo pequeño para leer Growing Young (Creciendo Joven), la Escuela de Fe Cristiana y Liderazgo proporcionará hasta cuatro libros para cada congregación. Nuestra única estipulación es que usted identifique al grupo de lectores primero, díganos cuáles son sus esperanzas en leerlo juntos, y cuando usted está terminado, comparta con lo que usted aprendió y cómo usted implementará una o más de las seis estrategias. La Reverenda Jenifer Gamber enviará una encuesta al clero la próxima semana para indicar su interés.

Me doy cuenta de que muchas de nuestras congregaciones que disfrutaron de ministerios con jóvenes vivos, jóvenes adultos y familias antes de COVID han visto una disminución en su compromiso, lo cual ha sido desalentador. Pero eso no significa que podamos renunciar.Las necesidades son grandes, y estamos aprendiendo maneras de llegar, con corazones abiertos y escuchando.

Creo que las congregaciones compuestas en su mayoría por personas de mi edad o mayores están equipadas de manera única para tener éxito en el crecimiento joven. Para nosotros, que tenemos más de 60 años, estamos en la temporada de la generatividad, un momento para tomar un papel activo y participativo en el mundo a través de la enseñanza, la tutoría y el intercambio de sabiduría con personas, además de nosotros mismos y nuestra familia inmediata. Es nuestro momento de alentar a los líderes más jóvenes y contribuir a las necesidades de la próxima generación.

El liderazgo de los ancianos implica amor sacrificial, dejar ir algunas de las cosas que apreciamos para hacer espacio para lo nuevo que Dios está haciendo con y para nuestros hijos y nietos. La buena noticia es que a medida que hacemos esto, nos convertimos en los ancianos que los jóvenes quieren estar cerca, y la vitalidad que traen a nuestras congregaciones nos dará una gran alegría. De hecho, somos transformados por estas relaciones.

Permítanme concluir con una palabra sobre mi mandato como obispa. Como dije antes, comencé este trabajo con la expectativa de que yo sería obispa por lo menos mientras yo hubiera sido rectora. Esa sigue siendo mi esperanza, con su consentimiento. Durante mi revisión anual del año pasado, le dije al Comité Permanente y al Consejo Diocesano que, con su bendición, me comprometería sin reservas por cinco años más. Para 2026, habremos completado los cinco años de este primer plan estratégico y estaremos en una fase de evaluación, posicionándonos para un nuevo proceso estratégico. En esa marca de 15 años de mi episcopado, necesitaremos determinar en oración si es mejor para nosotros continuar juntos otros cinco años. Si la respuesta es sí, eso es lo que haremos. De lo contrario, comenzaremos el proceso para una transición de liderazgo fluida, que para las posiciones de los obispos usualmente toma dos años. Mi objetivo, al darle el crozier a su próximo obispo, es que la diócesis sea fuerte, saludable y bien equipada para su próxima temporada de ministerio, con líderes en ascenso a lo largo de la vida diocesana y congregacional.

Con ese fin, me dedico de nuevo a Dios y a nuestro ministerio, y los invito a ustedes, como se sienten llamados, a hacer lo mismo. Que Dios nos dé la gracia y el valor para descansar, simplificar y seguir el curso. Porque Dios está haciendo una cosa nueva, y somos bendecidos al ser parte de ella.

Gracias por escuchar.

Convención Diocesana: lugar y Protocolos de Seguridad Trash

Convención Diocesana: lugar y Protocolos de Seguridad Trash

Querido clero y miembros laicos de la Convención,

Bendiciones para ustedes y para sus seres queridos. Mientras nos acercamos al final de año y al comienzo del Adviento, ya estamos también planificando nuestra Convención Diocesana para el 2022. Espero verlos allí.

Fecha y Lugar
Viernes, 28 de enero por la noche, Evento Virtual en línea
Tendremos un evento virtual en línea el viernes en la noche para inspirarnos y retarnos. Tendremos más información pronto. Los miembros de la Convención tendrán la oportunidad de inscribirse para el webinar por Zoom y el evento será transmitido en vivo.

Sábado, 29 de enero, en persona en la Catedral Nacional de Washington
La parte legislativa de la Convención ocurrirá en persona en la Catedral Nacional de Washington, el sábado 29 de enero. Estamos emocionados de reunirnos en persona después de estar alejados por tanto tiempo, aunque yo sé que esto puede causar ansiedad en algunos. Pero esto también es necesario ya que nuestros cánones no tienen ninguna provisión para reunirnos de manera alternativa. Por tanto, debemos ratificar acciones tomadas en la Convención del año pasado y en la Convención Especial (que tuvo lugar bajo una suspensión temporal de nuestros cánones) para así enmendar nuestros cánones y poder tener una Convención en línea o en formato híbrido en el futuro.

Protocolos de Seguridad
Para asegurar que nuestro tiempo juntos tenga el menor riesgo posible, seguiremos los siguientes protocolos de seguridad para nuestra salud colectiva.

La asistencia en persona estará limitada al clero y a los delegados laicos, miembros ex-officio y equipo de apoyo. Las personas que no estén en estas categorías tendrán la oportunidad de ver la reunión virtual en línea.

  • El uso de máscaras será requerido.
  • Todas las personas que participen en la Convención necesitarán traer prueba de vacunación para ser chequeados el sábado.
  • Una nota sobre este último punto. Yo comprendo que pueden haber personas que no están vacunadas o que no se sienten cómodas mostrando una prueba de vacunación. Sin embargo, el Consejo Diocesano, el Comité Permanente y yo hemos determinado que una prueba de vacunación es necesaria para nuestra salud física y paz mental.

Si eres un delegado y no tienes la voluntad o no puedes vacunarte, ahora es el momento de asegurar un delegado suplente de tu parroquia.

Fielmente,

Obispa Mariann

Convención Diocesana: lugar y Protocolos de Seguridad Trash

Diocesan Convention: Location and Safety Protocols

Dear Clerical and Lay Members of Convention,

Blessings to you and your loved ones. As we near the end of the year and the beginning of Advent, planning is well underway for the 2022 Diocesan Convention. I look forward to seeing you there.

Date and Location
Friday Evening, January 28 Online Event
We will hold a virtual event Friday evening to inspire and challenge us. We’ll have more information to share soon. Members of the Convention will have the opportunity to register for the Zoom webinar, and the event will be live-streamed.

Saturday, January 29, In-person at Washington National Cathedral
The legislative portion of Convention will occur in person at Washington National Cathedral on Saturday, January 29. While we are excited to gather in person after being apart for so long, I realize that it may cause anxiety for some. It is necessary because our canons do not as yet have provision for alternative ways of gathering. Thus we must ratify actions taken at last year’s online Convention and Special Convention (which took place under a temporary suspension of the canons), and to amend our canons so that we may hold Convention online or in a hybrid format going forward.

Safety Protocols
In order to ensure our time together is as risk-free as possible, we will follow several safety protocols for our collective health.

  • In-person attendance will be limited to clergy and lay delegates, ex-officio members and support staff. Those persons who do not fall into these categories will have the opportunity to watch the proceedings as they are streamed online.
  • Masking will be required.
  • All persons participating in the Convention will need to supply proof of vaccination in order to check in on Saturday.

A note about that third bullet point: I understand that there may be people who are not vaccinated or are uncomfortable showing proof of vaccination. Nevertheless, Diocesan Council, the Standing Committee, and I have determined that proof of vaccination is necessary for our physical health and peace of mind.

If you are a member of Convention and unwilling or unable to be vaccinated, now is the time to secure an alternate delegate for your parish.

Faithfully,

Bishop Mariann