Many People, One Family

Many People, One Family

Celebrated from September 15 to October 15, National Hispanic Heritage Month is a way to appreciate the various Latino/Hispanic countries and the culture that each has brought to the United States, The Episcopal Church, and the Diocese of Washington. These cultures trace their roots to Spain, Mexico, Central America, South America, and the Spanish-speaking nations of the Caribbean.

According to the United States Census Bureau, the Hispanic or Latino population, which includes people of any race, was 62.6 million in 2021, making people of Hispanic origin the nation’s largest racial or ethnic minority. The Episcopal Diocese of Washington has a long history of Latino/Hispanic ministry dating from the 1970’s. In our diocese, we have six distinct Spanish-speaking faith communities, all represent a melting pot of many people, but form one family in Christ. This phrase from our friend, Julio Cuellar is the title of a song, Many People, One Family, that was first used for the Nuevo Amanecer event in 2018 and serves as the focal point of our diocesan Latino/Hispanic ministry. As we celebrate this month, we invite you to worship with one of our Latino faith communities ranging from Northern Montgomery County to North Prince George’s County and the District. All are welcome!

Muchos Pueblos, Una Familia

Muchos Pueblos, Una Familia

Celebrado del 15 de septiembre al 15 de octubre, el Mes Nacional de la Herencia Hispana es una forma de apreciar los diversos países latinos/hispanos y la cultura que cada uno ha aportado a los Estados Unidos, a la Iglesia Episcopal y a la Diócesis de Washington. Estas culturas tienen sus raíces en España, México, Centroamérica, Sudamérica y las naciones hispanohablantes del Caribe.

Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, la población hispana o latina, que incluye a personas de cualquier raza, era de 62,6 millones en 2021, lo que convierte a las personas de origen hispano en la mayor minoría racial o étnica del país. La Diócesis Episcopal de Washington tiene una larga historia de ministerio latino/hispano que data de la década de 1970. En nuestra diócesis, tenemos seis comunidades de fe distintas de habla hispana, todas representan un crisol de muchas personas, pero forman una sola familia en Cristo. Esta frase de nuestro amigo, Julio Cuéllar es el título de una canción, Muchos pueblos, una familia, que se utilizó por primera vez para el evento Nuevo Amanecer en 2018 y sirve como punto focal de nuestro ministerio diocesano latino/hispano. Al celebrar este mes, le invitamos a adorar con una de nuestras comunidades de fe latinas que van desde el norte del condado de Montgomery hasta el norte del condado de Prince George’s y el distrito. ¡Todos estan bienvenidos!

Update on Misión Buen Pastor

Update on Misión Buen Pastor

the altar at Buen PastorMisión Buen Pastor is EDOW’s newest church plant. In just a few years of existence, it has had two physical locations and weathered the global pandemic. I came alongside the congregation as their priest during the season of Advent, at the start of the current church year. During the Easter season, we moved to our current location at Good Shepherd, Silver Spring. We are in the process of meeting the formal requirements to become a fully functioning mission of the Diocese, meanwhile building our relationship with the congregation that has welcomed us at Good Shepherd and beginning to get to know our new neighborhood.

Life is pretty simple at Buen Pastor. We arrived at Good Shepherd with our hymnals, a donated ceramic chalice and paten, a few purificators, and an improvised set of glass vessels for the elements, originally intended to be the sugar bowl and cream pitchers for serving coffee or tea. We use a pre-printed seasonal booklet with the liturgy and readings, provided by the Diocesan Hispanic ministries office. We sing a capella and gather the offering in a small wicker basket. As it turns out, you can do beautiful, faithful church without a copier, an organ, or anything made of silver or brass.

The simplicity of congregational life at Buen Pastor feeds my soul. I would even suggest it provides a needed corrective to church customs that have come to rely too heavily on costly displays of beauty and elaborate programs. At the same time, it makes me wonder. In a church rich in buildings and land and brass and silver, why do we expect that our immigrant congregations will make do with so little? Is there a path to full citizenship in The Episcopal Church, the sort of citizenship that includes a full stake in the resources that have been accumulated and passed down through generations? We are rightfully examining the ways that centuries of societal injustice replicated within the church continue to undermine our life together. We might consider how our immigrant congregations are easily relegated to the status of guest or tenant, one mistake or misunderstanding away from having to pack up and move on, in search of a place to call home.

The Rev. Anna Olson
Vicar, Misión Buen Pastor
Interim Rector, Good Shepherd

Actualización sobre la Misión Buen Pastor

Actualización sobre la Misión Buen Pastor

the altar at Buen PastorMisión Buen Pastor es la iglesia más reciente de EDOW. En pocos años de existencia, ha tenido dos sedes físicas y ha resistido la pandemia mundial. Llegué a la congregación como su sacerdote durante la temporada de Adviento, al comienzo del año eclesiástico actual. Durante la temporada de Pascua, nos trasladamos a nuestra ubicación actual en la Iglesia del Buen Pastor, en Silver Spring. Estamos en el proceso de cumplir con los requisitos formales para convertirnos en una misión, en pleno funcionamiento de la Diócesis, mientras construimos nuestra relación con la congregación que nos ha acogido en Buen Pastor y comenzamos a conocer nuestro nuevo vecindario.

La vida es bastante sencilla en el Buen Pastor. Llegamos al Buen Pastor con nuestros himnarios, un cáliz y una patena de cerámica donados, unos cuantos purificadores y un conjunto improvisado de vasos de cristal para los elementos, originalmente destinados a ser el azucarero y las jarras de crema para servir el café o el té. Utilizamos un folleto estacional preimpreso con la liturgia y las lecturas, proporcionado por la oficina diocesana del ministerio latino. Cantamos a capella y recogemos la ofrenda en una pequeña cesta de mimbre. Resulta que se puede hacer una iglesia hermosa y fiel sin una impresora, un órgano o cualquier cosa hecha de plata o latón.

La sencillez de la vida congregacional en el Buen Pastor alimenta mi alma. Incluso me atrevería a sugerir que proporciona un correctivo necesario a las costumbres eclesiásticas que han llegado a depender demasiado de costosas muestras de belleza y programas elaborados. Al mismo tiempo, me hace reflexionar. En una iglesia rica en edificios y terrenos y en latón y plata, ¿por qué esperamos que nuestras congregaciones de inmigrantes se conformen con tan poco? ¿Existe un camino hacia la ciudadanía plena en la Iglesia Episcopal, el tipo de ciudadanía que incluye una participación plena en los recursos que se han acumulado y transmitido a través de generaciones? Estamos examinando, con razón, las formas en que siglos de injusticia social reproducidos dentro de la Iglesia siguen socavando nuestra vida en común. Podríamos considerar cómo nuestras congregaciones de inmigrantes se ven fácilmente relegadas a la condición de huéspedes o inquilinos, a un error o malentendido de tener que hacer las maletas y marcharse, en busca de un lugar al que llamar hogar.

La Rvda. Anna Olson
Vicaria, Misión Buen Pastor
Rectora interina, Buen Pastor

Misión Buen Pastor, una Misión de la Diócesis Episcopal de Washington en Silver Spring, MD

Misión Buen Pastor, una Misión de la Diócesis Episcopal de Washington en Silver Spring, MD

…lo plantaré; eche ramas y produzca fruto y se convierta en un magnífico cedro. Toda clase de aves anidará en él, y vivirá a la sombra de sus ramas.
Ezequiel 17:23

El Ministerio Latino/Hispano en la Diócesis de Washington ha puesto a prueba muchos modelos de ministerio y formación, desde el primer servicio litúrgico en español que tuvo lugar en 1974 hasta el día de hoy, en el que seguimos buscando nuevas oportunidades para hacer crecer esta vibrante expresión de fe. La diócesis está comprometida a equipar a sus seis comunidades activas de fe para que puedan prosperar tanto hoy como en el futuro.

Parte de este compromiso significa responder a las necesidades de los cambios demográficos en nuestros diversos campos de misión.

La demografía actual y proyectada de la región central del condado de Montgomery ayudó a tomar la decisión reciente de reubicar una de nuestras comunidades de fe latinas de Aspen Hill a Silver Spring, Maryland. De todos los lugares de la Diócesis donde tiene sentido invertir en una comunidad de fe de habla hispana, es éste. Con unos 81.000 habitantes, Silver Spring es la quinta zona más poblada de Maryland y la segunda más poblada del condado de Montgomery. Más del 27% de la población se identifica como latina/hispana. Y de ese 27%, estimamos que unos 14.000 individuos tienen entre 18 y 34 años.

¿Por qué es significativo este número? Porque, como parte de nuestro Plan Estratégico, reconocemos lo vital que es para nuestras comunidades de fe no sólo reflejar la demografía de los lugares de adoración, sino también que las casas de adoración son espacios en los que nuestras nuevas generaciones tienen un sentido de conexión y pertenencia. En el caso de nuestras comunidades latinas/hispanas, esto puede ser especialmente importante para las segundas y terceras generaciones.

Después de un año de discernimiento y de profundizar en los datos demográficos, Misión Buen Pastor, antes conocida como Misa Magdalena, se convirtió en una misión de la Diócesis tras una votación del Consejo Diocesano en marzo de 2022. Es la primera misión de la diócesis en la memoria reciente y el primer relanzamiento de una comunidad de adoración que se centrará en las nuevas generaciones.

Misión Buen Pastor se trasladó a la Iglesia Episcopal del Buen Pastor (Good Shepherd) y celebró su primer servicio el 15 de mayo. Misión Buen Pastor tiene mucho trabajo por delante. Con el liderazgo de la Rvda. Anna Olson, la congregación está explorando valientemente nuevas formas de ser iglesia en su comunidad. La gente está ansiosa y espera servir a la población de habla hispana en el área de Silver Spring/Aspen Hill/Wheaton.

Mildred Briones Reyes
Misionera de Ministerios Latinos/Hispanos e Iniciativas Diocesanas