Summer Camp at The Claggett Center: Senior High Week

Summer Camp at The Claggett Center: Senior High Week

The Claggett Center offers week-long, residential, camp programs for youth completing 2nd grade to recently-graduated high school seniors. Whether climbing high on the ropes course or diving deep at the pool, there’s something for everyone here at Claggett. From adventures on the Monocacy River and Sugarloaf Mountain, to swimming, games, campfires and classic skits, campers are sure to create new friendships and renew old ones year after year.

Summer Camps at Claggett are Christian formation ministries of the Episcopal Dioceses of Maryland and Washington. Camp is grounded in Scripture and tradition, and encourages campers and staff to use their whole selves as ways to explore the Christian Story. Each week a chaplain participates in all camp activities, and supports the ministry of camp through prayer, participation and spiritual direction.

Camp Open House at The Claggett Center

Camp Open House at The Claggett Center

Join us for an afternoon of fun to learn about camp and get to know Claggett better! If you are interested in summer camp but aren’t sure if a sleepaway program is for you, counselors and staff will be available to answer questions and explain more about what a day in the life at camp is like. Join us for a tour of campus, some games and crafts with counselors, and a q&a session, and get to know other camp families as well! A virtual open house option will also be available, so stay tuned for details.

Winter Weekend Camp Spirit Song at The Claggett Center

Winter Weekend Camp Spirit Song at The Claggett Center

Camp Spirit Song is offered in partnership with the SpiritWorks Foundation to give the gift of a camp experience to children in Province III (Maryland, Pennsylvania, Delaware, Virginia, Washington, DC and West Virginia) affected by the opioid substance use disorder of a parent or other close loved one. This is the second year of Camp Spirit Song, and the first camp program of its kind on the east coast.

This special winter weekend retreat is offered to help campers get back into community after missing a year due to the COVID pandemic. Campers have the opportunity to participate in all the classic camp activities: games, crafts, ropes course, canoeing, chapel* and more. First and foremost, Camp Spirit Song is a place where kids can leave aside their burdens and be kids for a week. Claggett counselors lead campers in recreational and relationship building activities, helping campers to create a supportive community, make new friends, and have fun.
Each day, campers gather for Small Group sessions led by experienced counselors from Spiritworks Foundation for the Soul, an organization that specializes in addiction services and recovery for families affected by addiction.

Campers learn the “Seven C’s” of a family member’s addiction: “I didn’t cause it, I can’t cure it, I can’t control it, but I can take care of myself by communicating my feelings, making good choices, and celebrating myself.” Sessions give campers a safe place to talk openly about their experiences with addiction and support each other as they process the ways in which opioid addiction has affected them.

Like all Claggett camps, Camp Spirit Song is a ministry of the Diocese of Maryland, and campers are invited to worship and wonder through the Christian story in daily, age-appropriate chapel sessions. Group counseling sessions do not contain any religious content, and campers of all backgrounds are welcome–campers are not required to have any religious background, nor will they be asked to adopt any specific belief system through their participation in Camp Spirit Song.

Camp provides children grades 4-8 with an opportunity to meet God through:

the support of a Christian community
fellowship with peers who share a common experience
time to rest and play away from the distractions of everyday life

Listening to Rising Generations Survey

Listening to Rising Generations Survey

Survey for Listening to Rising Generations eventThanks to everyone who attended the Listening to Rising Generations discussion with Mark Yaconelli, Bishop Mariann, and the Rev. Canon Anne-Marie Jeffery on Friday, January 28. We heard powerful testimonials from four young adults of the diocese and Mark Yaconelli cast a Holy Spirit infused-vision of what’s possible when elders take the time to make genuine connections with the youth and young adults in our communities.

As we continue the work of prioritizing rising generations, we seek your engagement and reflections on how this evening has inspired you.

Please complete this event survey no later than 5:00 p.m., Friday, February 4.

Want a replay of the event? Here’s the recording on our YouTube channel.

 

Sorry. This form is no longer available.

Iglesias jóvenes en crecimiento

Iglesias jóvenes en crecimiento

Todas las iglesias envejecen. Las iglesias estratégicas se vuelven jóvenes. -Kara Power, Jake Mulder y Brad Griffin, autores de Growing Young (Creciendo Joven). El sentimiento más común que escucho en las visitas congregacionales es el deseo de atraer a los jóvenes, como si estuvieran en un planeta lejano. Pero, de hecho, hay jóvenes en nuestras congregaciones, en nuestras familias y en nuestros vecindarios. Es cierto que la mayoría de nuestras congregaciones tienen una edad mediana mucho más mayor que sus vecindarios. Y que la pandemia y sus consecuencias han afectado especialmente a los jóvenes y a las familias con niños. Por lo tanto, a medida que dirigimos nuestra mirada colectiva como una diócesis al ministerio con y entre las nuevas generaciones, tenemos algo que escuchar y orar. ¿Por dónde mejor comenzar que con los jóvenes adultos en nuestras congregaciones? Este viernes por la tarde, como inicio de nuestra Convención Diocesana, escucharemos los testimonios de cuatro jóvenes adultos en nuestra diócesis. La conversación será guiada por nuestro orador invitado, Mark Yaconelli, fundador y director ejecutivo de The Hearth, que tiene 20 años de experiencia trabajando con los jóvenes y las personas que los atienden. Todos son bienvenidos. Si aún no se ha registrado, puede hacerlo aquí. Mi esperanza es que la reunión del viernes nos inspire a escuchar de nuevo los pensamientos, sentimientos y experiencias de vida de los jóvenes que conocemos y amamos, y luego imaginar cómo nuestras congregaciones pueden convertirse en comunidades que sirven bien a las generaciones venideras. Es una de las principales prioridades de nuestro plan estratégico que comenzamos a abordar con seriedad este año. Además de escuchar a los jóvenes en nuestras vidas, podemos aprender de congregaciones cuyos esfuerzos entre las generaciones crecientes están dando fruto. Un recurso excelente es de un estudio nacional de más de 250 congregaciones que están involucrando exitosamente a jóvenes adultos (edades 15-29) y como resultado están creciendo espiritual, misionera y numéricamente. Sus conclusiones son capturados en el libro Growing Young: 6 Essential Strategies to Help Young People Discover and Love Your Church (Creciendo Joven: 6 Estrategias Esenciales para Ayudar a los Jóvenes a Descubrir y Amar a Tu Iglesia). Es un estudio alentador, porque las congregaciones destacadas son diversas en tamaño, denominación, geografía e identidad cultural / racial (más de la mitad eran congregaciones de color). Más buenas noticias: las estrategias identificadas no nos obligan a convertirnos en algo que no somos. Sin embargo, requieren un compromiso para invertir en los jóvenes. Para aquellos de nosotros que ya no somos jóvenes, nos piden que renunciemos con gracia a nuestra primacía en la vida congregacional. Como escriben los autores, “tomar la decisión intencional de priorizar desproporcionadamente a los jóvenes es el punto de inflexión entre el crecimiento joven y el crecimiento viejo”. Las estrategias son 6: Desbloquear el acceso al liderazgo para capacitar a otros, especialmente a los jóvenes. Empatizar con los jóvenes de hoy, poniéndose en los zapatos de esta generación. Tomar en serio el mensaje de Jesús y dar la bienvenida a los jóvenes en una forma de vida centrada en Jesús. Alimentar una comunidad de calidad y aspirar a experiencias significativas entre pares e intergeneracionales. Priorizar a los jóvenes (y a las familias) en todas partes y buscar formas creativas de apoyarlos, recursos e involucrarlos en todas las facetas de su congregación. Ser los mejores vecinos y equipar a los jóvenes para que sirvan a otros, tanto a nivel local como global. He aquí una invitación: Si desea reunir a un grupo pequeño o patrocinar un estudio de toda la congregación de Growing Young, la Escuela de Fe Cristiana y Liderazgo proporcionará hasta cuatro copias gratuitas del libro. Nuestra única estipulación es que usted identifica al grupo de antemano, identifica sus metas en la lectura, y cuando termine, déjenos saber lo que usted ha aprendido y la intención de qué hacer como resultado. Por favor envíe un correo electrónico a la Reverenda Jenifer Gamber para más información. Me doy cuenta de que nuestras congregaciones que disfrutaron de ministerios con jóvenes animados, jóvenes adultos y familias antes de COVID han visto una disminución dramática en su compromiso. Ha sido desalentador, pero eso no significa que debamos rendirnos. Seguramente hay maneras en que podemos aprender a llegar, con corazones abiertos y atentos. Al igual que con los objetivos estratégicos que hemos abordado hasta ahora, nuestro enfoque en las nuevas generaciones no será un tema que se debe controlar, sino una inversión sostenida hacia un futuro preferido. Tampoco estamos empezando de cero, porque somos bendecidos con muchos líderes jóvenes talentosos y apasionados. Lo nuevo es el nivel de nuestra intención, compromiso y medidas de rendición de cuentas. Que 2022 sea el año que recordemos como nuestro punto de inflexión y el cambio hacia el crecimiento joven.

Creciendo Joven: 6 Estrategias Esenciales para Ayudar a los Jóvenes a Descubrir y Amar a Tu Iglesia

Todas las iglesias envejecen. Las iglesias estratégicas se vuelven jóvenes.
-Kara Power, Jake Mulder y Brad Griffin, autores de Growing Young (Creciendo Joven).

El sentimiento más común que escucho en las visitas congregacionales es el deseo de atraer a los jóvenes, como si estuvieran en un planeta lejano. Pero, de hecho, hay jóvenes en nuestras congregaciones, en nuestras familias y en nuestros vecindarios.

Es cierto que la mayoría de nuestras congregaciones tienen una edad mediana mucho más mayor que sus vecindarios. Y que la pandemia y sus consecuencias han afectado especialmente a los jóvenes y a las familias con niños. Por lo tanto, a medida que dirigimos nuestra mirada colectiva como una diócesis al ministerio con y entre las nuevas generaciones, tenemos algo que escuchar y orar.

¿Por dónde mejor comenzar que con los jóvenes adultos en nuestras congregaciones? Este viernes por la tarde, como inicio de nuestra Convención Diocesana, escucharemos los testimonios de cuatro jóvenes adultos en nuestra diócesis. La conversación será guiada por nuestro orador invitado, Mark Yaconelli, fundador y director ejecutivo de The Hearth, que tiene 20 años de experiencia trabajando con los jóvenes y las personas que los atienden.

Todos son bienvenidos. Si aún no se ha registrado, puede hacerlo aquí. Mi esperanza es que la reunión del viernes nos inspire a escuchar de nuevo los pensamientos, sentimientos y experiencias de vida de los jóvenes que conocemos y amamos, y luego imaginar cómo nuestras congregaciones pueden convertirse en comunidades que sirven bien a las generaciones venideras. Es una de las principales prioridades de nuestro plan estratégico que comenzamos a abordar con seriedad este año.

Además de escuchar a los jóvenes en nuestras vidas, podemos aprender de congregaciones cuyos esfuerzos entre las generaciones crecientes están dando fruto. Un recurso excelente es de un estudio nacional de más de 250 congregaciones que están involucrando exitosamente a jóvenes adultos (edades 15-29) y como resultado están creciendo espiritual, misionera y numéricamente. Sus conclusiones son capturados en el libro Growing Young: 6 Essential Strategies to Help Young People Discover and Love Your Church (Creciendo Joven: 6 Estrategias Esenciales para Ayudar a los Jóvenes a Descubrir y Amar a Tu Iglesia).

Es un estudio alentador, porque las congregaciones destacadas son diversas en tamaño, denominación, geografía e identidad cultural / racial (más de la mitad eran congregaciones de color).

Más buenas noticias: las estrategias identificadas no nos obligan a convertirnos en algo que no somos. Sin embargo, requieren un compromiso para invertir en los jóvenes. Para aquellos de nosotros que ya no somos jóvenes, nos piden que renunciemos con gracia a nuestra primacía en la vida congregacional. Como escriben los autores, “tomar la decisión intencional de priorizar desproporcionadamente a los jóvenes es el punto de inflexión entre el crecimiento joven y el crecimiento viejo”.

Las estrategias son 6:

  1. Desbloquear el acceso al liderazgo para capacitar a otros, especialmente a los jóvenes.
  2. Empatizar con los jóvenes de hoy, poniéndose en los zapatos de esta generación.
  3. Tomar en serio el mensaje de Jesús y dar la bienvenida a los jóvenes en una forma de vida centrada en Jesús.
  4. Alimentar una comunidad de calidad y aspirar a experiencias significativas entre pares e intergeneracionales.
  5. Priorizar a los jóvenes (y a las familias) en todas partes y buscar formas creativas de apoyarlos, recursos e involucrarlos en todas las facetas de su congregación.
  6. Ser los mejores vecinos y equipar a los jóvenes para que sirvan a otros, tanto a nivel local como global.

He aquí una invitación: Si desea reunir a un grupo pequeño o patrocinar un estudio de toda la congregación de Growing Young, la Escuela de Fe Cristiana y Liderazgo proporcionará hasta cuatro copias gratuitas del libro. Nuestra única estipulación es que usted identifica al grupo de antemano, identifica sus metas en la lectura, y cuando termine, déjenos saber lo que usted ha aprendido y la intención de qué hacer como resultado. Por favor envíe un correo electrónico a la Reverenda Jenifer Gamber para más información.

Me doy cuenta de que nuestras congregaciones que disfrutaron de ministerios con jóvenes animados, jóvenes adultos y familias antes de COVID han visto una disminución dramática en su compromiso. Ha sido desalentador, pero eso no significa que debamos rendirnos. Seguramente hay maneras en que podemos aprender a llegar, con corazones abiertos y atentos.

Al igual que con los objetivos estratégicos que hemos abordado hasta ahora, nuestro enfoque en las nuevas generaciones no será un tema que se debe controlar, sino una inversión sostenida hacia un futuro preferido. Tampoco estamos empezando de cero, porque somos bendecidos con muchos líderes jóvenes talentosos y apasionados. Lo nuevo es el nivel de nuestra intención, compromiso y medidas de rendición de cuentas. Que 2022 sea el año que recordemos como nuestro punto de inflexión y el cambio hacia el crecimiento joven.