La fe puesta en marcha

La fe puesta en marcha es lo que nos salva.

La mayoría de las mañanas escucho dos breves meditaciones de oración mientras me preparo para el día: Pray as You Go, y su versión en español Rezando Voy. Normalmente las palabras y la música se apoderan de mí, pero de vez en cuando una frase me llama la atención y se instala en mi interior.

Eso sucedió recientemente cuando escuché la frase: la fe puesta en marcha es lo que nos salva. Me recordó lo que Jesús decía a menudo cuando la gente venía a él en busca de sanación: tu fe te ha sanado.

Durante mucho tiempo me he resistido a la noción de que nuestra fe es lo que nos salva o nos cura. Pone tal presión sobre nosotros para tener suficiente fe, o el tipo correcto de fe. Tal pensamiento puede conducir a vidas espirituales de auto-rectitud para algunos, e insuficiencia perpetua para otros.

Sin embargo, la idea de la fe puesta en marcha sugiere que la fe es, de hecho, una respuesta a un encuentro que Dios inicia. Algo sucede: escuchamos un llamado; nuestros corazones están inspirados o quebrados; sentimos una presencia que está tan cerca como nuestra respiración y tan esquiva como el viento. Nunca entenderemos completamente el movimiento de Dios hacia nosotros, y no podemos evocar la presencia de Jesús cuando nos lo ordenen. Todo lo que podemos hacer es responder a lo que “extrañamente calienta nuestros corazones”, como John Wesley describió una vez la presencia de Dios.

Esta se ha convertido en mi definición práctica de la fe: nuestra respuesta a esos misteriosos movimientos de gracia que nos llegan. Pueden suceder cosas asombrosas cuando respondemos a esos momentos de Dios con una fe puesta en movimiento. No se necesita mucha fe para comenzar un viaje valiente. La fe del tamaño de una semilla de mostaza servirá.

Últimamente he estado presidiendo una serie de servicios de confirmación, un punto culminante de mi trabajo. En el centro de ese servicio está lo que se conoce como “El Pacto Bautismal”. Comienza con tres preguntas acerca de la creencia: ¿Crees en Dios? ¿Crees en Jesucristo? ¿Crees en el Espíritu Santo? — seguido por cinco preguntas sobre cómo vamos a vivir como resultado de nuestra creencia: ¿Continuarás en la comunidad cristiana? ¿Reconocerás cuando falles y pedirás perdón? ¿Vivirás con integridad, tratarás a los demás con dignidad y lucharás por la justicia y la paz?

Por más esenciales que sean nuestras respuestas a estas preguntas, igualmente importantes son las maneras en que describen cómo Dios se nos aparece primero. Creer en este contexto significa confiar. Antes de que podamos creer, debemos tener alguna experiencia que nos permita confiar en este misterio que llamamos Dios.

Así, las preguntas ¿crees en Dios, en Jesús, en el Espíritu Santo? nos preguntan si hemos experimentado lo que nuestro libro de oración llama el misterio de la fe, para asegurarnos de que hay más en esta vida que lo que podemos ver, y que la fuente de todo es amor. Si la respuesta es no, ¿adónde podríamos ir para tener tales experiencias? Si la respuesta es afirmativa, ¿adónde podríamos ir a tener más?

Las preguntas que siguen describen las arenas en la vida en las que es más probable que experimentemos el poder y la presencia de Dios en Cristo: en la comunidad cristiana, en aquellos momentos en que fallamos o nos falta; en relación unos con otros; y trabajando juntos para crear un mundo justo y pacífico. A veces simplemente necesitamos comenzar a movernos. Jesús promete encontrarnos en el camino.

Recientemente, un colega contó el momento en que decidió recorrer las 530 millas del Camino de Santiago, una antigua ruta de peregrinación cristiana por el norte de España. Había sido gravemente herido por la Iglesia y estaba buscando algún tipo de sanación y paz dentro de sí mismo. Así que comenzo a caminar, poniendo en movimiento la poca fe que tenía. En el camino se encontró con personas de todo el mundo que estaban en búsqueda de los suyos, muchos que habían sido heridos, también, e inciertos sobre sus futuros.

Una noche alrededor de una fogata, sus compañeros peregrinos se dieron cuenta de que era sacerdote y comenzaron a sondear su fe. Háblanos de Jesús, preguntaron. Respiró profundamente y dijo: “Esto es lo que sé: Jesús eligió amar sin excepción. Y con su último aliento perdonó a los que lo estaban matando “. Se detuvo. “Quiero aprender a amar así. Por eso sigo a Jesús “. Sintió una curación repentina sobre él mientras hablaba, y su corazón fue sanado. La fe puesta en marcha lo había salvado.

La fe puesta en marcha también nos salva. Hace mucho tiempo decidí confiar en Jesús por su amor y perdón, y por otros cuya fe me inspiró. Cuando mi fe flaquea, lo que hace, sé que es hora de volver a las personas, lugares y prácticas que abren mi corazón para recibir. Sé que es hora de moverse. A veces la fe que pongo en movimiento no es mucho más grande que una semilla de mostaza. Pero increíblemente, Jesús se encuentra conmigo en el camino, y mi fe crece.

Quiero aprender a amar como Jesús ama y ayudar a crear un mundo donde tal amor es el derecho de nacimiento de todos. Cuando un grupo suficiente de nosotros hagamos esto juntos, pueden pasar cosas asombrosas, y de hecho pasan. Así que sigan caminando, amigos. La fe puesta en marcha es lo que nos salva.

Al acercarse el Adviento, esta es la primera de tres reflexiones sobre los fundamentos de la vida cristiana: la fe, la esperanza y el amor.